Friday, December 22, 2006

VIE 22-12-06

10595-22-12-06
Con regalos humildes, chocolatadas, ferias, pesebres y abrazos

El Alto vive a plenitud la Navidad

Pese a una persistente llovizna, los niños durmieron en la Av. Bolivia para recibir los regalos del sacerdote Sebastián Obermaier. Organizaciones sociales distribuyeron chocolate a niños alteños. Ferias navideñas coparon el centro de El Alto.

El Alto, Dic. 22 (APA).- Con regalos humildes que se reunieron con campañas, la tradicional cholatad, pesebres armados en modestas viviendas, ferias y abrazos a raudales, los alteños viven ya la Navidad, festividad de fin de año que se comenzará a celebrar el próximo domingo con la Noche Buena, la cual se suele celebrar en familia.

Debido a que el próximo lunes se declaró feriado, donde no funcionará la administración pública y las propias oficinas de las organizaciones sociales de El Alto, hoy en la mañana virtualmente se anticipó la celebración de la Navidad en el centro de la urbe alteña, donde los empresarios y dirigentes de las entidades populares regalaron juguetes y agasajaron a los niños trabajadores con la tradicional chocolatada que consiste en la distribución de chocolate en tazas y biscochos.

Sin embargo, la jornada de ayer fue marcada por la distribución de juguetes que realizaron los sacerdotes Sebastián Obermair y Eduardo Pérez, quienes realizaron una campaña de recolección de juguetes tanto en la ciudad de El Alto como de La Paz, donde los niños alteños se dirigieron desde la noche del pasado jueves para pernoctar.

La Unidad de Bomberos de la ciudad de El Alto, tras el espectáculo del descenso del Papanoel desde el edificio del Hotel Alexander, distribuyó también golosinas y cajas de lustrar a los niños trabajadores que se ganan la vida haciendo brillar los zapatos.

En medio de esos agasajos, las principales vías del centro de la urbe alteña fueron ocupadas por los comerciantes minoristas, quienes armaron extensa ferias donde se expendieron mayoritariamente juguetes, panetones, adornos para arbolitos de Navidad y articulos pasa pesebres.

LLOVIZNA NO BORRO
SONRISAS DE NIÑOS

Organizados en filas extensa sobre la Av. Bolivia, en inmediaciones de Villa Adela, miles de niños después de soportar las inclemencias del tiempo de una persistente llovizna, en ningún momento perdieron el entusiasmo y esbozaron una sonrisa al recibir su regalo que fue recolectado por el sacerdote Sebastián Obermair, responsable de la Parroquia Cuerpo de Cristo.

Los niños junto a sus padres, quienes viven en las villas de la periferia de la ciudad de El Alto, pernoctaron juntos en la Av. asfaltada, donde en las tiendas se habilitaron puestos de comida y café caliente que ayudo a combatir el frío altiplánico y el hambre.

Pese a los humildes regalos que recibieron los niños, juntos a sus padres se alegraron y retornaron a sus viviendas, en algunos casos junto a sus vecinos en caravanas numerosas.

CHOCOLATADA
Y REGALOS

El agasajo de los niños continuará hoy y el domingo en las villas de la periferia donde las juntas vecinales junto a organizaciones de jóvenes tienen previsto la distribución de tazas de chocolate con paneton . En cambio el alcalde Fanor Nava también entregará juguetes que fueron recaudados por el municipio alteño, los cuales serán distribuidos en las villas marginales que colindan con las comunidades.



============
10596-22-12-06
Niños de villas periféricas pernoctaron en el suelo

La entrega de juguetes desnuda
pobreza de ciudades de Bolivia


Sacerdotes de La Paz y El Alto que dirigen medios de comunicación, Eduardo Pérez Iribarne y Sebastián Obermaier, respectivamente, entregaron más de 85 mil juguetes, logrando arrancar de esa manera sonrisas en los menores.

El Alto, Dic. 22 (APA).- La entrega de juguetes que fueron recaudados en campañas de recolección que encabezaron dos sacerdotes tanto de la ciudad sede de gobierno como de El Alto, desnudaron nuevamente la pobreza que cobijan las paredes de adobe y los techos de calaminas de las viviendas humildes que ensanchan las villas en la periferia de ambas ciudades de Bolivia. En una escena cruda, miles de niños surgidos de las entrañas de las ciudades que están erigidas en plena altiplanicie boliviana, pasaron la noche acostados sobre cartones y papeles con la finalidad de ingresar al estadio, el coliseo y el Teatro al Aire Libre de La Paz para recibir sus regalos.

En una ciudad colapsada en su tráfico vehicular a causa de la toma del centro de La Paz por los comerciantes minoristas con sus mercaderías de Navidad, alrededor de 60 mil niños acompañados con sus familiares se descolgaron de las villas más alejadas de ambas ciudades y formaron inmensas colas desde el mediodía del pasado jueves en el Estadio Hernando Siles, el Coliseo Cerrado Julio Borelli Viterito y el Teatro al Aire Libre, todos de la ciudad sede de gobierno. En cambio en el caso de El Alto, los niños con sus familiares hicieron fila desde la madrugada de ayer en la Av. Bolivia, ya que los juguetes recaudados por el sacerdote Obermaier fueron distribuidos en Villa Adela de El Alto.

Los niños que bajaron desde la ciudad de El Alto y las villas periféricas colmaron las instalaciones de los tres campos deportivos de la ciudad sede de gobierno de Bolivia, donde la Radio Fides de la Compañía de Jesús entregó alrededor de 60 mil regalos a la misma cantidad de niños que acudieron con sus padres, quienes después de dormir en el duro suelo de las calles aledañas a las instalaciones deportivas sonrieron al recibir sus juguetes, premio suficiente a su esfuerzo de pernoctar lejos de sus humildes viviendas. El regalo que logró el milagro de la sonrisa de los niños venció al cansancio y al frío.

EL TRANSPORTE
DEL DULCE SUEÑO

Aprisionando en sus pechos los juguetes, miles de niños permanecían hasta en la tarde de ayer en los asientos de los buses, micros y minibuses, trasporte público que en Bolivia traslada a la gente. El dulce sueño al que fueron llevados los menores por la alegría de recibir sus regalos, eran rotos cada vez que os vehículos sorteaban algún bache, pero ellos volvían a conciliar el sueño después de acariciar su nuevo juguete.

Esa escena dulce que se traduce de una realidad agria que azota a Bolivia y a los países del tercer mundo, es una verdadero milagro que se encarna en el Siglo XXI con el toque de la varita mágica que se llama solidaridad que emerge de amas ciudades altiplánicas.

DE CONGESTIÓN
EN CONGESTIÓN
Sólo el milagro que genera la alegría de recibir un regalo solidario posibilitó que miles de madres de familia se mantengan en pie buscando el transporte que les lleve desde la ciudad sede de gobierno a El Alto. En una ciudad tomada por una marcha silenciosa de los pobres que buscaban retornar a sus viviendas humildes enclavas en los cerros y la pampa de la altiplanicie, provoco la escasez del autotransporte. Sin embargo, hicieron los últimos esfuerzos hasta conseguir embarcarse y al lograrlo quedaron rendidos al pie del sueño dulce.

El retorno de las familias que viven en las villas de El Alto fue la más dificultosa, debido a que tuvieron que sortear el embotellamiento del centro de La Paz y posteriormente de El Alto, pasado el último obstáculo por fin llegaron a sus hogares.

JUGUETES
EN EL ALTO
Si bien una gran parte de las familias alteñas decidieron dirigirse hacia la ciudad sede de gobierno, la presencia de los niños en la Av. Bolivia (Villa Adela) de El Alto, fue multitudinaria. Para alcanzar a recibir sus juguetes, los menores tuvieron que hacer fila desde la madrugada de ayer.

La fundación Cuerpo de Cristo que también cuenta con su medios de comunicación y que está dirigido por el sacerdote Obermaier, distribuyó 30 mil juguetes que logró recaudar en su campaña.

============

No comments: