Sunday, March 04, 2007

DOM 04-03-07

10735-04-03-07
Para construir la unidad de Bolivia

Obispo exhorta a hacer de El Alto
una ciudad con identidad propia


Insta que en la construcción de la identidad se preserve los valores de la convivencia y la tolerancia. Advirtió que los hombres, la Pachamama, los achachilas son criaturas de Dios. El obispo considera que el progreso de la ciudad pasa por la dignificación de los alteños que deben acceder a un empleo justo y digno. Desde El Alto ofreció la nación a Dios con la cueca “Viva mi Patria Bolivia.

El Alto, Mar. 4 (APA).- El obispo de la Diócesis de El Alto, Mons. Jesús Juárez, exhortó a las autoridades, dirigentes de los movimientos sociales y población a construir en El Alto una ciudad con identidad propia y una calidad de vida digna, ya que la urbe rebelde de octubre de 2003, se configuró en base a las migraciones de la provincias del departamento de La Paz y de los departamentos de Bolivia.

El Alto que en pleno siglo XXI se constituye en la segunda ciudad más poblada de Bolivia, después de Santa Cruz, el próximo martes 6 de marzo cumplirá los 22 años de su creación como Cuarta Sección de la provincia Murillo, según el obispo debe permanecer con las puertas abiertas a otras culturas y departamentos al crear su propia identidad.

El obispo que pastorea una diócesis particular en América Latina, que conserva el rostro milenario de los aymaras y que esta enraizado en las provincias Los Andes, parte de Murillo, Ingavi, Manco Cápac, Omasuyos, Camacho y Muñecas, presidió el solemne Te Deum que se desarrollo en homenaje a los 22 años de creación de El Alto en la catedral provisional de la urbe alteña, que esta situada en la zona de Collpani.

Pese a que en los últimos años, sobre todo después de octubre del 2003, El Alto accedió a importantes recursos económicos, el pastor eclesial de la jurisdicción que abarca las provincias del altiplano paceño considera que esa urbe necesita cada día una mejor calidad de vida para sus habitantes. “Llevo 18 años y desde que me nombraron he visto como ha crecido y desarrollado El Alto”, manifestó.

IDENTIDAD, CALIDAD
CON VALORES

A criterio del obispo Juárez, para que la identidad y calidad de vida tengan basamentos sólidos, debe preservar los valores de la convivencia, el respeto al diálogo y la tolerancia. Y exhortó a que en la memoria histórica que tiene El Alto, se debe recordar a los sujetos históricos con gratitud por todo lo que han hecho por la región y la nación, al mismo tiempo se debe emular los buenos ejemplos que dejaron.

En el crecimiento de una ciudad con calidad de vida y dignidad, según el prelado, se necesita también de la vigencia de los valores cristianos los procesos y la convivencia pacífica. “No podemos olvidarnos de Dios, es nuestro señor y creador, es nuestro padre y debe tener un lugar privilegiados en nuestro corazón para crecer en la tolerancia”, dijo. Dejo entrever que Dios es celoso por lo que se le debe dar la adoración pertinente como sus criaturas.

Recordó que Dios está encima de todos los dioses y es lindo cuando los pueblos originarios en señal de respeto acuden a otros protectores, como la pachamama (tierra), el inti (sol) y los achachilas que moran las altas montañas de la topografía del altiplano de Los Andes.

UN FUTURO PARA
LA DIGNIFICACIÓN

Instó a los alteños no sólo pensar en hoy y ayer sino mirar al futuro con la finalidad de establecer una planificación a largo plazo para concretar el progreso cada día, cada mes y cada año, donde se plasme la dignificación de los habitantes.

La dignificación y el progreso cuando se hacen realidad se concreta en una fuente de trabajo digno y bien renumerado, donde la persona podrá decir: “Señor con el esfuerzo de cada día llevó el pan, la dignidad y el futuro para mi hogar”.

CUARESMA
El obispo de El Alto invito a los feligreses alteños y del país a acogerse al tiempo de la Cuaresma para que en base a los esfuerzos se sanen las heridas de la sociedad que se abrieron a consecuencia de los enfrentamientos y de los momentos de sangre y luto, donde se creo un cierto resentimiento con un espíritu de separación. “Se tiene que decir el señor me invita a apaciguar los ánimos, a dar la mano a mi enemigo”, manifestó e invitó que se destierre la desconfianza para que un hermano alteño confíe en el otro y que todos confíen en las autoridades que fueron elegidos y juntos vena la posibilidad de crecer en dignidad, en justicia y solidaridad que despertó los fenómenos naturales que hacen estragos al Beni y las provincias de La Paz.

Insto también a escuchar a Dios que todos los días camina con los hombres y abrir el corazón a los hermanos para comprender sus necesidades para ayudarles solidariamente. Aseguró que los alteños en el aniversario de su ciudad tiene muchos motivos para celebrar, como la vida y el encuentro donde puede pedir fuerzas para progresar y vencer la pobreza. “Poco a poco, con el esfuerzo de todos se tendrá la ciudad que todos quieren”, finalizó.

OFRENDA
A BOLIVIA

En le celebración del Te deum que se desarrolló en la catedral provisional de Collpani donde acudieron las autoridades del gobierno municipal, de la Policía, las Fuerzas Armadas acantonadas en el lugar y los dirigentes de los movimientos sociales, se ofreció a la nación boliviana desde El Alto a Dios, como una ofrenda de fe y de esperanza.

============
10736-04-03-07
Las bases pusieron los muertos y dirigentes y autoridades sacaron las cuotas de poder

Organizaciones sociales lograron las
conquistas más grandes de El Alto

En los 22 años de autonomía de la ciudad rebelde la denominada Guerra del Gas es el episodio más significativo que protagonizaron los alteños. Los dirigentes de la Fejuve y la COR nunca tuvieron el poder que ahora tienen, sin embargo muchos no fueron protagonistas de Octubre, episodio que abrió a El Alto las puertas de admiración en el mundo entero.

El Alto, (APA).- La Central Obrera Regional (COR), la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) y la Asamblea de la Alteñidad, en base a presiones y movilizaciones, lograron las conquistas más importantes en toda la historia de El Alto, especialmente en los 22 años de vida oficial que cumple la ciudad rebelde como capital de la Cuarta Sección de la provincia Murillo.

Sin embargo, los dirigentes tanto de la COR como de la Fejuve, nunca antes tuvieron tanto poder como ahora, desde las jornadas de la denominada Guerra del Gas de octubre del 2003, donde pueden poner y deponer autoridades en el Gobierno Central, Departamental y Regional. Antes de Octubre, el poder de los representantes apenas alcanzaba hasta la comuna alteña.

El asfaltado de las avenidas troncales (6 de Marzo, Juan Pablo II y Bolivia), la ampliación de la instalación de agua potable y energía eléctrica, la creación de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), la construcción de los hospitales, del estadio, la instalación de gas a domicilio y sobre todo la defensa de los hidrocarburos tuvieron como conductores a las organizaciones sindicales y vecinales de El Alto.

La movilización más grande que fue iniciado por las organizaciones de El Alto en octubre del 2003, fue rebasada por los alteños de base, quienes pusieron los muertos y algunos dirigentes cosecharon para obtener cuotas de poder en el Gobierno Central y Departamental. Hay testimonios a montones que los dos últimos prefectos de La Paz , Nicolás Quenta y Elías Troche, fueron puestos por los dirigentes de la Fejuve y la COR.

EL PODER DE
MOVILIZACIÓN

Es incuestionable el poder de movilización que tienen la Fejuve y la COR en la ciudad de El Alto alrededor de las demandas más sentidas a nivel regional, departamental y nacional, el cual fue demostrada en las jornadas de la Guerra del Agua de enero y marzo y de las jornadas de mayo-junio del año pasado, movimientos que proyectaron a los dirigentes de ambas organizaciones como líderes indiscutibles a nivel nacional, especialmente para los medios de comunicación.

Ese poder que es reconocido por las organizaciones nacionales, como los mineros, maestros, campesinos y otros sectores, inclusive a nivel internacional ha hecho de El Alto una especie de un cuartel de movilizaciones que asedian a los inquilinos circunstanciales del palacio de gobierno.

Sin embargo, ese poder que se logra articular con la participación de los alteños, no siempre es conducido por los dirigentes que sucumben a la tentación de traducir ese poder en beneficios personales a través de reducir a algunas autoridades como prisioneros.

Las cuotas de poder que obtuvieron los dirigentes no es una historia reciente de los dirigentes, sino es un mal que lanza a las organizaciones a una crisis de credibilidad, del que salieron penosamente tras la década del control de la comuna por parte de Conciencia de Patria (Condepa).

DEMANDAS
PENDIENTES

Antes de anteponer como prioridad básica el traslado del Aeropuerto Internacional de El Alto, los dirigentes que controlan las organizaciones sociales, tienen sobre sus espaldas el cumplimiento de la Agenda de Octubre que se traduce en el cumplimento de la nacionalización, recuperación e industrialización de los hidrocarburos; la realización de la Asamblea Constituyente y el encarcelamiento del ex presidente de la República, Gonzalo Sánchez de Lozada.

A esa demanda que se desprende de la denominada Guerra del Gas, que dejo el saldo de más de 60 muertos y alrededor de 400 heridos, la mayoría por impactos de bala de guerra, debe hacerse realidad la instalación del gas domicilio.

De las demandas históricas que se pide hace más de 45 años, quedan pendientes la construcción del Hospital General y del Coliseo Cerrado.

Pese a que algunos de los dirigentes sigan obteniendo sus réditos personales en base a la movilización de sus bases, las organizaciones sociales de El Alto seguirán siendo protagonistas del desarrollo y de la defensa de la dignidad y la soberanía del país.

==============

No comments: