Sunday, March 16, 2008

DOM16-03-08

No 1.817

11985-16-03-08
CERCA DEL CAMPO: Olor a tierra, hierbas medicinales y comida preparada en hornos de adobe y barro

La Feria Anual es el centro de
la fiesta de Ramos en El Alto


Más de 50 mil personas visitaron ayer la feria que en los hechos se inicio el pasado jueves con la venta de ganado. Para descongestionar el tráfico vehicular, la Unidad Operativa de Tránsito tuvo que habilitar vías alternas. Gigantes ruedas y torres de metal contrastaron con puestos de trueque y cambio que se asentaron al inicio de la feria.

El Alto, Mar. 16 (APA).- Superando de lejos la convocatoria de los templos de altas torres, la feria agropecuaria anual que se desarrolla en el norte de la ciudad de El Alto, se convirtió ayer en el centro de la fiesta de domingo de Ramos, donde más de 50 mil personas visitaron desde la mañana hasta la tarde, convirtiendo la vía que accede a Villa Cooperativa en un virtual hormiguero humano.

La feria que sustituyo desde hace 10 años a la de Ramos, es un espacio rural donde el aire a tierra y estiércol se entremezcla con la cotidianidad urbana expresada en las gigantes ruedas y torres de metal de los juegos mecánicos que están instalados a la entrada de la vía que accede hasta villa Cooperativa. La feria que en la década del 60 y 70 se desarrollaba en la Zona El Tejar de la ciudad sede de gobierno, trepó inicialmente a la Ceja, paso por la Zona 16 de Julio, Tunari, Túpaj Katari, Ingenio y Franz Tamayo, llegó hasta el actual lugar donde se desarrolla.

La feria anual que congrega más de 2 mil expositores, entre comerciantes de artículos varios y de ganado (vacas, mulas, caballos, burros y ovejas), comenzó a implementarse desde el pasado miércoles en la mañana con el asentamiento de los artesanos que elaboran canastas de mimbre y los productores de frutas de Sapahaqui.

Pese a que la venta de ganado virtualmente concluyó el pasado sábado, ayer domingo fue el día que más gente se congregó en la mencionada feria que abarca Villa Bautista Saavedra, Jichucirca y Mariscal Sucre Milluni Bajo.

Los miles de visitantes tanto de las comunidades del altiplano y de la ciudad, acudieron el lugar para adquirir animales de corral, plantas medicinales, herramientas de labranza, agujas, ollas y platos de barro, cucharones de madera, lana de animales de las montañas del altiplano y otros objetos que sirven para las actividades agropecuarias y para prepara los alimentos.

ARTESANOS
Y GANADEROS

La feria se inicia a pocos metros del río Seq’e, sobre la misma carretera a Copacabana, donde se venden callapos y se extiende hasta el templo de Villa Mariscal Sucre, Milluni Bajo, donde se habilitaron espacios para la venta de ganado.

A unos pasos de la carretera, en la parte izquierda se instalaron los habilidosos artesanos que arman arados milenarios de callapos. Cerca de ellos, están los puestos de venta de platos y ollas de barro, los cuales son requeridos por las familias que viven en el campo y en la ciudad. Al frente están asentados, los puestos de las canastas y herramientas de labranza en base a fierro.

En la planicie que accede hasta la Urbanización Cooperativa, se instalaron las grandes ruedas y torres de metal de los juegos mecánicos, los cuales le dan el aire de una feria urbana que contrasta con los altos postes de alta tensión.

A lo largo de la vía que accede a la mencionada urbanización, también se asentaron los corrales donde se venden ovejas de distintas razas y colores. En una hilera que sube una cuesta, se construyeron los hornos de barro que utilizan como combustible la leña para hacer cocer trozos de carne de cerdo, llama y pollo.

EL GANADO
Pasando por lo postes de cemento donde cuelgan los cables de alta tensión, se accede a una planicie donde cerca al templo de alta torre, la sede de la junta de vecinos y la escuela de Mariscal Sucre, se estableció el espacio para exponer las vacas, caballos, mulas y burros.

El lugar es el más acudido de la feria. En ese espacio también se armaron las carpas de polietileno donde se vende comida y los puestos de venta de sogas para controlar a los animales.

En ese espacio también se armaron terraplenes en base a promontorios de tierra para bajar y subir a los animales a los camiones.

Se pudo advertir que los burros tenían un costo entre 400 a 600 bolivianos, de acuerdo a la edad y tamaño del animal. Las ovejas de raza fueron vendidas hasta en 800 bolivianos el par. En cambio, las vacas medianas tenían un costo de 4 mil bolivianos. Los caballos y mulas, llegaron hasta 6 mil bolivianos.

SOBREVIVENCIA
DEL TRUEQUE

Las ancianas, conocidas con el nombre de awichas, se asentaron con sus pequeños puestos de lana de llama, oveja y vicuñas, con la finalidad de vender y trocar sus productos por alimentos (fideo y arroz) y ropa, según se pudo advertir en una de las calles al inicio de la mencionada feria.

En esa misma calle, se asentaron decenas de puestos de hierbas medicinales, la mayor parte traídos desde los Yungas y Sorata. Hierbas como la qhoa, chachacoma, hojas de cítricos, mates y salsaparrilla le dieron un ambiente aromático al aire.

EL DOMINIO DE LOS
HORNOS DE BARRO

Construidos a un lado de todo el trayecto que ocupó la feria anual, los puestos de venta de comida preparados en los hornos de barros y adobe que se construyeron, acogieron a la mayor parte de los hambrientos visitantes. La carne de pollo y cerdo que se cocieron en dichos hornos y que se acompañaron con papas, plátanos y camotes, se vendieron a un precio de 9, 10 y 12 bolivianos el plato. La demanda fue bastante alta.

ORDENAMIENTO
DEL TRÁFICO
Los efectivos de la Unidad Operativa de Tránsito que se constituyeron en el lugar, tuvieron que habilitar vías alternativas de circulación para descongestionar el tráfico vehicular en la mencionada feria con la finalidad de evitar accidentes.

============
11986-16-03-08
APUNTES

Extensión
La feria de exposición y venta de artículos urbanos y productos del área rural, se inicio a pocos metros del río Seq’e, en el norte de la ciudad de El Alto y se extendió hasta Villa Mariscal Sucre Milluni Bajo, donde se hallan construidas la sede social de la junta de vecinos, la unidad educativa y el templo de alta torre. Ayer se congregó la mayor parte de los visitantes que acudieron para comprar desde animales hasta hierbas medicinales.

Venta para los
ganaderos

Hasta ayer a mediodía, los ganaderos que acudieron desde el sur del Perú y el norte de Argentina, sólo tenían caballos y mulas de exposición, hasta el pasado sábado vendieron las últimas piezas que trajeron. La feria anual que se desarrolla todos los domingos de Ramos, en los hechos se inicia a partir del jueves donde llegan los ganaderos trayendo todos, avejas, cerdos, mulas, caballos y llamas.

Vigencia
del trueque

En una de las vías que se hallan al inicio de la feria anual, las awichas (ancianas) que llegaron de las comunidades, se instalaron en pequeños puestos, donde no sólo vendieron sus productos que trajeron, sino que lo trocaron con alimentos y ropa.

============

No comments: